PrensaFe
Deportes

¿Pico, pala y trinchera?

 

“EL PARTIDO” de Colón es el del jueves ante Junior, pero antes se viene Boca y seguramente habrá modificaciones. Más allá de las dudas con respecto a los nombres, ¿cuál será la estrategia?, ¿la misma del partido de ida con los colombianos?

“Oye, hermano. ¿Colón juega siempre así?. Los jugadores nuestros parecían moscas que se chocaban contra el vidrio. Parecían impenetrables. ¿Siempre juegan así?”. La frase pertenece a un colega colombiano, que en el jueves lluvioso intentaba analizar y encontrarle la vuelta a un partido que se planificó y se pensó así como salió, aunque el resultado haya sido negativo. La serie está abierta. Pero hay algo que Colón debe cuidar: su propio arco. ¿Por qué?, porque se hace estrictamente necesario que no le conviertan un gol. Eso agravaría el panorama. Junior tiene dos resultados que lo favorecen y un tercero también, que sería perder pero convirtiendo goles, con lo cual la exigencia se duplicaría para Colón. ¿Hay que salir a defenderse como en Barranquilla?, de ninguna manera. Pero tampoco a volverse locos y a atacar perdiendo el orden y la solidez defensiva, porque puede ser letal. Es un partido para planificar con inteligencia. Y para jugarlo con el corazón, pero también con la cabeza.

¿Y en la Bombonera?, ¿pico, pala y trinchera como en San Pablo y en Barranquilla? No sería una idea descabellada. Esto no quiere decir que se tenga que llenar de jugadores defensivos al equipo, porque en Barranquilla se jugó igual que ante Godoy Cruz, desde el punto de vista de los nombres, pero muy distinto en lo táctico (4-1-4-1) y lo estratégico (esperando, achicando espacios en su propio terreno y jugando de contragolpe). El peso, la obligación y el apremio hay que trasladárselo a un Boca que está en llamas. La otra opción sería la de sorprender, atacando y haciendo todo lo que el técnico rival no va a esperar. Pero esta opción quizás obligue a un despliegue físico más grande y no creo que haya reservas suficientes teniendo en cuenta el esfuerzo del miércoles en la canicular Barranquilla y el largo viaje para regresar a Buenos Aires, casi sin tiempo de entrenar y preparar el partido.

Y hablando de eso, la idea de Domínguez siempre fue la de “poner lo mejor que se pueda”. Fue el fiel reflejo de una idea: el partido más importante es el que viene, para el técnico, y no hay que guardarse nada. Lo explicó claramente antes del encuentro ante Godoy Cruz, casi como dejando entrever, entrelíneas, que tampoco tenía mucho para guardarse. Pero las prioridades existen y de eso, Domínguez no puede escaparse. El equipo viene de hacer un esfuerzo grande y tendrá que jugar la revancha el jueves. ¿Cuál es el partido más importante para Colón, el del domingo ante Boca o el del jueves ante Junior?, el del jueves. Y no porque el partido del domingo no tenga trascendencia, sería de necios, o un gran error, siquiera suponerlo. Es porque el del jueves es una final, pero el del domingo no. Por eso, aquella idea que siempre ha sido premisa en Domínguez, esta vez podría desvirtuarse y algunos jugadores serían reservados para el jueves con el objetivo de no amontonarle competencia.

De todos modos, hay algunos jugadores que se repetirían. Por ejemplo, uno seguro es Burián. Y además, se podría sumar a los dos centrales (Olivera y Godoy), probablemente a Toledo y a alguno más de los mediocampistas (¿Fritzler?, ¿Estigarribia?). En el plano ofensivo, Leguizamón seguiría y probablemente se lo haga viajar a Sandoval para sumarlo al plantel (no estuvo en Colombia). Para completar el equipo, Domínguez tiene a Clemente para poner en lugar de Escobar si es que desea darle descanso (no hay mucha diferencia ahí) y después, para integrar el mediocampo y dependiendo de quiénes sigan (Heredia y Zucculini no pudieron repetir el partido que jugaron ante Godoy Cruz y se notó que sintieron los rigores climáticos de la alta temperatura en Barranquilla), el técnico puede manejar algunas alternativas que son muy válidas, como las del Polaco Bastía, Mariano González o Christian Bernardi. Pero todo esto en el terreno de las especulaciones, ya que recién mañana se producirá un entrenamiento más o menos “en serio” como para empezar a definir el equipo que afrontará el compromiso ante el enardecido Boca por los últimos malos resultados (perdió el clásico y fue eliminado de la Copa Argentina).

Una nota de color se dio el miércoles, cuando los dirigentes de Junior obsequiaron con una plaqueta a sus pares de Colón. La curiosidad fue que en la parte superior de la plaqueta, se indicó al choque del miércoles pasado como que fue de la Copa Libertadores. Esto mereció un comunicado de la propia dirigencia del Junior de Barranquilla, pidiendo disculpas por el error cometido.

editellitoral

Comentarios Facebook

Related posts

El clásico entre Colón – Unión no cambiará de hora

4ViasSs

“Algo nos faltó y por eso no ganamos”

4ViasSs

COPA LIBERTADORES: BOCA JUNIORS SUPERÓ AL CRUZEIRO POR LOS CUARTOS DE FINAL

4ViasSs