PrensaFe
AfterNews

Schwarzenegger versus Stallone: salió a la luz una antigua enemistad

Se odiaban hace 25 años, pero recién ahora el enfrentamiento fue ventilado en detalle por los medios hollywoodenses. Vieja guerra de titanes.

Hermanos en la pantalla y “casi” fuera de ella, la amistad de Sylvester Stallone (72) y Arnold Schwarzenegger (71) es, sin dudas, una de las más legendarias de Hollywood.

Sin embargo, si los hubiéramos visto en los 80′, no podríamos decir lo mismo. Durante años la lucha de titanes fue incesante, y estuvo llena de escándalos y juegos sucios. ¡Hasta se engañaron para participar de una película espantosa!

Se conocieron en 1977, cuando compartieron mesa en la gala de los Globos de Oro. Stallone era ya una gran estrella –Rocky se había convertido en la película más taquillera de 1976 en Estados Unidos y Canadá–, pero Schwarzenegger todavía no.

Casi una década más tarde, en 1985, comenzaron las filosas declaraciones. Arnold, que se había convertido en un ícono después de protagonizar las dos películas de Conan el Bárbaro, opinó sobre Sylvester en una entrevista.

“Me enojaría si oigo mi nombre mencionado en la misma frase que Stallone. Él usa dobles de acción para sus escenas. Yo no”, declaró Schwarzenegger. Como si fuera poco, unos años después agregaría que él intentó ser su amigo, pero que Silvester no le provocaba “buenas vibras”.

En 1988, Stallone se casó con Brigitte Nielsen, y la guerra se trasladó al terreno del amor. Según trascendió, la mujer había tenido antes una aventura con Schwarzenegger, y él se habría encargado de fomentar el romance para sacársela de encima y disfrutar de su casamiento con Maria Shriver.

Stallone no se quedó atrás: parece que él estuvo detrás de los escandalosos rumores que afirmaban que Schwarzenegger sentía simpatía por Hitler en su juventud.

Finalmente, llegaron las chicanas dentro de la pantalla. En Rocky IV (1985) había un villano ruso, rubio y con una forma de hablar casi robótica (interpretado por Dolph Lundgren) que, para muchos espectadores, parodiaba a Schwarzenegger.

Además, en una escena en la prisión en Tango y Cash (1989), Stallone le dice a uno de los presos (el más loco de todos): “¡Me encantaste en Conan el bárbaro!”.

En los ’90 firmaron una tregua, que se plasmó en una de las cadenas de restaurantes más conocidas de Estados Unidos: Planet Hollywood. De todas formas, las referencias de uno al otro en la pantalla sí continuaron.

En El último gran héroe (1993), protagonizada por Schwarzenegger, había un póster de Terminator con la cara de Stallone. Y en Demolition Man, durante una conversación con Sandra Bullock, Stallone se entera de que un presidente de los Estados Unidos se apellida Schwarzenegger.

Además, fue en esa época que Schwarzenegger ideó una de las mejores venganzas contra su enemigo, cuando logró que Stallone aceptara el estelar en lo que posiblemente sea la peor película de su carrera: ¡Alto! o mi madre dispara (1992).

La historia es la siguiente: los productores le ofrecieron a Schwarzenegger el papel, quien cuando leyó el guión sintió que era espantoso.

La trama planteaba el giro en la vida de un policía soltero y mujeriego, que recibe la visita de su protectora madre, y termina transformándose en su extraña compañera de investigación.

En vez de rechazar la propuesta, a Arnold se le ocurrió una brillante idea, y filtró a la prensa que estaba muy interesado en la producción. Conociendo a la perfección los códigos de Hollywood, sabía que al escuchar esto Stallone iba a dar lo que fuera para robarle el papel.

Y así fue. Schwarzenegger pidió una cantidad indecente de dinero, sabiendo que los productores optarían por Stallone, y que le mostrarían todos los artículos en los que su rival había declarado interés extremo por la película.

Una semana después, Stallone firmó por la película, que hasta hoy sigue recibiendo parodias en Los Simpsons y en Saturday Night Live. “Cuando me lo contaron levanté el puño y grité: ‘¡Sí!”, contó Schwarzenegger.

Viéndolo en retrospectiva, Sylvester opinó del trabajo diciendo que era “una de las peores películas del sistema solar, incluyendo películas de alienígenas que no hemos visto. Un gusano podría haber escrito un guion mejor”. Y a continuación bromeó: “En algunos países, creo que en China, emiten la película por televisión una vez por semana para conseguir que la tasa de nacimiento se quede en cero. Y si la emitiesen dos veces por semana, creo que China se extinguiría en veinte años”.

La guerra llegó verdaderamente a su fin cuando las cosas empezaron a ir mal para ambos. Arnold se alejó de la interpretación para meterse en política, mientras que Sylvester vivía una etapa de muy poca relevancia profesional.

Y como no podía ser de otra manera, los dos volvieron al centro de los reflectores juntos: en 2012 compartieron por primera vez pantalla, con la reivindicación de la saga Los Mercenarios. Luego vendría Plan de Escape, que si bien fue un fracaso rotundo en Estados Unidos, recibió mucha audiencia en otras partes del mundo.

“Me alegro de que limásemos nuestras diferencias porque aquello no era agradable”, confesó Schwarzenegger. “Estábamos atacándonos el uno al otro en los medios sin parar. Nos insultábamos y señalábamos los puntos débiles del otro. Era tan competitivo. Se convirtió en algo tan absurdo que de repente discutíamos por ver quién tenía el cuerpo más musculoso, quién usaba el arma más grande o quién tenía el cuchillo más afilado”, concluyó.

Fuente: Clarín.-

Comentarios Facebook

Related posts

Nacieron 18 bebés pelirrojos y el cura es el único pelirrojo en el pueblo

4ViasSs

Llegó a la Argentina Diego Boneta, el actor que interpretó a Luis Miguel

4ViasSs

Tenso cruce entre Mirtha Legrand y Jimena Barón por el aborto

4ViasSs