PrensaFe
Ciudad Santa Fe

Equipo de conservación y restauración del patrimonio escultórico

A través de diferentes acciones, el Gobierno de la Ciudad apuesta a formar un equipo especializado en documentación, conservación y restauración del patrimonio escultórico de la capital santafesina. En esa línea, se desarrolla el trabajo para poner en valor la Fuente de los Niños Cazadores, que en el mes de noviembre estará expuesta en el Museo Municipal de Artes Visuales.

 

Con el asesoramiento del profesor Juan Carlos Visconti, un equipo de artistas y restauradores continúa trabajando para poner en valor la Fuente Escultórica de los Niños Cazadores, que fue retirada de la esquina de San Martín y La Rioja, debido al estado de deterioro general que presentaba y después de un hecho de vandalismo que destruyó el plato ubicado en la parte superior de la obra.

La directora de Diversidad Cultural del Municipio, Florencia Platino, observó el avance de las tareas, que se desarrollan en el Predio Ferial, a partir de una estrategia trazada dentro del Programa de Conservación y Restauración de Emplazamientos Escultóricos, de la Secretaría de Cultura. En tal sentido, apuntó que la puesta en valor de la fuente es parte de un plan de trabajo que se propuso ofrecer formación teórico-práctica y actualización, para formar un equipo especializado en técnicas de documentación, conservación y restauración de esculturas. El fin, explicó la funcionaria, es “dejar un equipo instalado para que la propia Municipalidad pueda tener buenos criterios para pensar las intervenciones, especialmente en materia de conservación de las obras”.

Primera etapa

En relación al proceso que se inició después de retirar la Fuente de los Niños Cazadores del espacio público, Platino recordó que “el Municipio encargó al escultor Héctor Welschen la construcción de un nuevo plato en mármol de carrara, para reemplazar el que había sido completamente destruido en 2013”. Después de recibir la nueva pieza, el grupo escultórico se trasladó del Museo Municipal de Artes Visuales –donde estaba resguardada- a un taller de la Estación Belgrano para que el restaurador Eduardo Gómez realizara una limpieza en seco de la pieza, y con productos de PH neutro.

El vínculo que se inició en 2015 con el profesor Juan Carlos Visconti para la producción de 12 bustos de resina poliéster que estarán exhibidos en una de las salas del Museo de la Constitución Nacional, “abrió un panorama de trabajo y una línea de pensamiento diferente respecto de nuestras esculturas en el espacio público”, explicó Platino. Junto a Visconti se puso en marcha la formación de un grupo especializado que entre otras tareas relevó todas las obras escultóricas emplazadas en la ciudad; y produjo el calco de la escultura “Alma sin hogar”, de José Sedlacek, que se encuentra hoy en la Plaza Alberdi y permitió resguardar el original en el Museo Municipal de Artes Visuales, siguiendo una tendencia internacional en materia de preservación del patrimonio escultórico.

Documentación, diagnóstico e intervención

 En paralelo, se avanzó en una investigación que permitió documentar la historia de la Fuente de los Niños Cazadores, realizar un diagnóstico de su estado actual y definir los pasos a seguir. “Se pueden cometer grandes errores si se interviene una obra sin documentación detallada. Por lo tanto, lo primero que hicimos fue ponernos en contacto con el área de documentación del Château de Versailles (Francia), de donde proviene el original de la obra, realizado en bronce por Pierre Mazeline”, puntualizó la directora de Diversidad Cultural del Municipio. Además, se documentó con fotografías de archivos periodísticos y de vecinos de la ciudad, el recorrido que tuvo la réplica en mármol de carrara, desde que fue adquirida a comienzos del siglo XX por el intendente Edmundo Rosas, hasta emplazarse en la peatonal San Martín, cerca de 1980. “En esas fotografías y registros pudimos identificar elementos que le faltan a la obra, y que se han perdido a lo largo del tiempo, a partir de los diferentes hechos de vandalismo que sufrió”. Con la orientación de Visconti, se decidió entonces “reconstruir el plato de la Fuente a través de un molde de poliéster reforzado, con los fragmentos que se conservaron después del hecho de vandalismo de 2013, reconstruyendo los pequeños faltantes para recuperar la obra original, en su mejor expresión”.

Actualmente se avanza en esa tarea, y se recupera el conjunto escultórico de los tres niños, a partir de un relevamiento de patologías, consolidación, limpieza química y mecánica, remoción de restauraciones anteriores que no corresponden con el original, reposición de faltantes y ajustes finales.

“Todo este trabajo nos va a dar la posibilidad en noviembre, de presentar una muestra en el Museo Municipal de Artes Visuales, que estamos produciendo con la profesora Adriana Crolla y su equipo, en relación a las obras con influencia francesa que relevamos en Santa Fe. Este proceso vamos a compartirlo, poniéndolo a consideración de las vecinas y vecinos para hacer una explicación didáctica respecto del proceso que hemos realizado con la Fuente, porque es muy importante la valoración y el cuidado de nuestro patrimonio escultórico”, concluyó Florencia Platino.

Mirada experta

 Por su parte, Juan Carlos Visconti explicó que “los conceptos modernos en restauración plantean atenerse lo más posible a la regla de conservar la obra tal como es originalmente”. En tal sentido, precisó que el trabajo de documentación sobre la Fuente permitió identificar que para 1980, a uno de los niños le faltaba la lanza que sostenía con el brazo izquierdo. Luego, durante los trabajos de limpieza los restauradores encontraron el punto sobre el que apoyaba ese objeto, en la base de la obra, ratificando lo que indicaban las fotos históricas. Otro elemento que destacó el especialista es que el corno que se perdió de otra de las figuras no reflejaba la forma del original de Versailles; y lo mismo ocurre con la cola del perro tallado a los pies de otro de los niños. “Todo eso se pudo conocer gracias al trabajo de investigación que realizó el equipo de la Municipalidad. Y ahora nos va a llevar a tener un relato que muestra la historia de la pieza. Queremos ser respetuosos de todo esto”.

Otro elemento que sobresale en el diagnóstico es la erosión que produjeron el agua y la polución ambiental, afectando la textura del mármol y haciendo desaparecer parte de los rasgos de los rostros. Al respecto, Visconti consideró importante considerar que “la aparición del automóvil en las ciudades, la utilización de nafta, afectaron muchísimo al mármol de carrara que se utilizaba antiguamente para realizar este tipo de esculturas. Desde el 1900 hasta nuestra época, el deterioro de las piezas realizadas en ese material es inmensamente grande con respecto a los 300 años anteriores”.

“Es necesario que se tome conciencia de la situación por la que pasan los monumentos y obras públicas emplazadas en el exterior, y lo importante que es la formación de un equipo que esté al tanto, que sea capaz de resolver y conservar las piezas”, dijo luego. Y graficó que “en este momento estamos restaurando la fuente, y esta es la última instancia, si fuera un cuerpo enfermo esta etapa corresponde a la operación. Sería mucho más importante si pudiéramos poner el acento en la conservación porque es una manera de proteger y respetar la labor de los artistas y nuestro pasado”.

Actualización y formación

 El Plan de actualización y formación al que aludió Platino, incluyó capacitaciones para las áreas técnicas de documentación y conservación de la Dirección de Museos de la Municipalidad. Las primeras de ellas, en Gestión de bienes culturales; y sobre la Base de datos del Programa Colecciones Nacionales Argentinas (CONar), con la profesora Ángeles Álvarez, de la Dirección Nacional de Bienes y Sitios Culturales del Ministerio de Cultura de la Nación.

Con la profesora Geraldhyne Fernández, el grupo se capacitó en manipulación de bienes culturales; documentación, fichas e inventarios; principios de almacenamiento en depósitos museísticos; y marcaje.

Junto a Juan Carlos Visconti, se abordaron técnicas de conservación del patrimonio escultórico; y se realizó una introducción al calco de obras en resina poliéster, de la que resultó la réplica ya mencionada, de la obra “Alma sin hogar”, de José Sedlacek.

El plan incluyó también la capacitación “Intervención en el patrimonio construido. Aproximaciones conceptuales, metodológicas e instrumentales”, a cargo de las docentes María Laura Tarchini, Miriam Bessone y María Laura Elías, del Laboratorio de Técnicas y Materiales Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UNL.

La formación continua junto a expertos franceses en restauración, a partir del convenio firmado entre el Gobierno de la Ciudad de Santa Fe y la Municipalidad de Poitiers, Francia. En ese marco, se desarrollan en estos días los Cursos de capacitación en restauración y oficios; y Seminarios teóricos sobre estudios diagnósticos en patrimonio construido y recuperación de técnicas originales constructivas originales.

 

Fuente: Prensa SFC.-

Comentarios Facebook

Related posts

Franco Bock: “Si no hay arreglo el clásico se jugará sin público”

4ViasSs

ASUMIERON NUEVAS AUTORIDADES DE GENDARMERÍA NACIONAL EN SANTA FE

4ViasSs

Probabilidad de lluvias y tormentas para este martes

4ViasSs