lunes , marzo 18 2019
quini

Desarrolladores argentinos diseñan un dispositivo milimétrico con sensores para llevar en la ropa

Spora mide menos que una moneda de un peso y transmite información por bluetooth.

Se llaman “wearables” a los dispositivos electrónicos que se pueden “vestir”, es decir, que pueden utilizarse en la ropa o en el cuerpo.

Como ejemplos de estos dispositivos, se pueden citar los relojes que miden el rendimiento físico de los deportistas; prendas infantiles que alertan si hay que tomarle la temperatura al bebé o si se mueve demasiado al dormir; camperas, guantes y calzados calefaccionados; y ropa de bomberos con detección de tóxicos, medición de temperatura y localización.

Con el objetivo de desarrollar estos instrumentos en Argentina, la empresa Enyetech se contactó con el INTI para diseñar una plataforma con tecnología bluetooth y sensores de movimiento —acelerómetro, brújula y giróscopo—, al que denominaron Spora, que ya está disponible para que los desarrolladores trabajen en aplicaciones para su uso.

“Se trata de la primera plataforma miniaturizada de este tipo. Tiene apenas 18 milímetros de diámetro y es menor a una moneda de un peso. Pero gracias a sus cuatro sensores y su capacidad de procesamiento y transmisión de datos logramos un dispositivo potente, con integración y muchas capacidades. Y hasta donde sabemos, no hay aún una plataforma de hardware abierto con estas características disponible en el mundo“, cuenta Diego Brengi, ingeniero del equipo del CMNB y coordinador del proyecto en el INTI.
Spora es un desarrollo conjunto con el INTI y mide menos que una moneda de $ 1.
La idea surgió a partir de una experiencia personal que tuvo el dueño de la empresa con su madre, quien se desmayó estando sola en su casa. De la necesidad de conocer al instante este tipo de eventos, surgió la idea de crear un wearable. Su nombre en inglés remite a una de las cualidades destacables de este producto: se puede utilizar en la ropa o en el cuerpo.
El INTI puso a punto, probó y testeó media docena de prototipos que ahora se resumen en el Spora, la base genérica de un hardware que permite fabricar diversos tipos de dispositivos wereables de tamaño y peso reducido capaz de recoger, almacenar y transmitir una completa serie de datos que detallan los movimientos y el estado de la persona que lo utiliza a través de bluetooth a un smartphone. Desde allí, una app inteligente envía un mail o SMS a los familiares.
El diseño ya está disponible en el sitio https://github.com/INTI-CMNB/spora como hardware abierto, para que la comunidad de desarrolladores pueda utilizarlo o sugerir mejoras. Una de las mayores ventajas es que al publicar el diseño abiertamente se permite su personalización para diferentes usos y, además, posee conectores estándar que permiten cargarlo con un cargador común de celular, programarlo o añadir módulos electrónicos.

Las aplicaciones posibles van desde capuchas con auriculares, mangas con controles de reproducción de música, ropa con iluminación decorativa interactiva, hasta anteojos con pantallas y sensores, y zapatillas de entrenamiento que registran movimiento e impacto, por poner algunos ejemplos.

“Nuestra intención es realizar wearables propios (no open source) sobre Spora. Tenemos algunas ideas en la cabeza, como un arito, pero aún debemos analizarlo y planificar para avanzar a futuro”, anticipa la gerenta de Producto de Enyetech, Sofía Porta, quien también cuenta que se van a desarrollar distintos proyectos como por ejemplo “un dispositivo que se colocará en pingüinos y que se cargará con la energía que generará el nado del animal. A partir de ahí se tomarán datos sobre sus comportamientos, como así también datos oceanográficos”.

Fuentes: Clarín.-

brinco

Chequea también

11 síntomas que indican que sos adicto a WhatsApp

Lo que al principio parecía un invento revolucionario e inofensivo que mejoraría nuestras comunicación se convirtió en un suplicio que acaba perjudicando nuestra salud mental. La adicción a WhatsApp puede provocar ansiedad, depresión y afectar a tus relaciones personales y laborales. Estos son los síntomas que deberías vigilar. Vivimos obsesionados con el WhatsApp y sus constantes notificaciones. Lo que al principio parecía un invento revolucionario e inofensivo que mejoraría nuestras relaciones y nuestra comunicación se ha acabado convertiendo en un suplicio que acaba perjudicando nuestra salud mental. Porque aunque no esté aún registrado como un trastorno mental, el constante martilleo de mensajes y la dependencia que ellos generan provoca ansiedad, estrés, cansancio y depresión. Síntomas que han investigado en la Universidad Autonóma de México, donde han analizado el impacto que provoca el canal de mensajería en nuestras vidas. Según el estudio, utilizar demasiado WhatsApp debería ser tratado como una adicción: a nivel neurológico, las notificaciones generan una sensación placentera, ya que activa las zonas del cerebro que reaccionan a estímulos repentinos. Una adicción que luego se paga no sólo clínicamente, sino también a nivel laboral y personal. WhatsApp es una herramienta pésima para el trabajo, reduce la productividad por los malos hábitos que genera su excesivo uso y afecta a las relaciones interpersonales. Obviamente, nadie te dice que te desinstales la aplicación. Pero sí que es necesario hacer un uso racional y comedido de ella si no quieres correr el riesgo de caer en adicción. Por si estás preocupado o conoces a alguien que podría estar afectado, estos son los síntomas que dicen si tienes adicción a WhatsApp: –A veces miras el móvil porque has imaginado que tenías una notificación o una vibración. –Pierdes horas de sueño por hablar por WhatsApp. –Alguien te ha dicho alguna vez que pasas demasiado tiempo conectado en WhatsApp y tú no lo aceptas. –Has descuidado tu higiene o tus cuidados personales por estar en medio de una conversación de WhatsApp. –Has perdido alguna relación personal o te han reprochado que te ven menos que antes. –Te pones a hablar por WhatsApp hasta cuando estás en una cena, de fiesta o de viaje. –Revisas si los demás si están en línea y te conectas todo el tiempo, aunque no tengas notificaciones. –Si pasas un rato sin mirar tu smartphone, tienes ansiedad por saber qué notificaciones tendrás en WhatsApp. –Te estresas cuando te quedas con poca batería, porque sabes que te quedarás incomunicado. –En tu trabajo pasas más horas escribiendo mensajes en grupos que trabajando. –Alguna vez te has hecho el propósito forzoso de utilizar menos la aplicación. Fuente: Agenciafe.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *