miércoles , noviembre 20 2019
Según fuentes judiciales y de las querellas que representan a las familias de las víctimas, fueron imputados el Capitán de Navío, Héctor Aníbal Alonso, jefe del Estado mayor de la Fuerza de Submarinos al momento de la desaparición del ARA San Juan; el Capitán de Fragata Hugo Miguel Correa, entonces jefe de Operaciones de la fuerza de submarinos, y el exCapitán de Corbeta, que tenía a cargo la logística de las unidades submarinas, Jorge Andrés Sulia.

ARA San Juan: imputaron a tres jefes de la Armada por la tragedia

A casi dos años del inicio de la causa, fueron llamados a indagatoria Alonso, exjefe del Estado mayor de la Fuerza de Submarinos; el Capitán de Fragata Correa y el exjefe de Logística, Sulia.

La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, a cargo de la causa que investiga la tragedia del submarino ARA San Juan y sus 44 tripulantes, llamó a indagatoria tres integrantes de la Armada Argentina, que de esta forma se convirtieron en los primeros imputados del expediente, a casi dos años del inicio de la investigación.

Según fuentes judiciales y de las querellas que representan a las familias de las víctimas, fueron imputados el Capitán de Navío, Héctor Aníbal Alonso, jefe del Estado mayor de la Fuerza de Submarinos al momento de la desaparición del ARA San Juan; el Capitán de Fragata Hugo Miguel Correa, entonces jefe de Operaciones de la fuerza de submarinos, y el exCapitán de Corbeta, que tenía a cargo la logística de las unidades submarinas, Jorge Andrés Sulia.

Sulia deberá presentarse el 22 de octubre a las 10 en el juzgado de Caleta Olivia, mientras que Correa lo hará el martes 23 a la misma hora. Alonso lo hará un día después.

Se mantiene bajo estricta reserva el motivo por el que se decidió imputar a estos tres militares. Según pudo constatar este sitio, al momento de presentarse ante la Justicia conocerán los hechos que se les imputan y las pruebas en su contra.

Según lo que pudo reconstruir este medio, los tres estarían en la mira por haber firmado la zarpada de la nave que el 25 de octubre de 2017 partió de la Base Naval de Mar del Plata con destino al sur.

El 15 de noviembre de 2017, la tripulación informó que el submarino había salido a superficie producto de un ingreso de agua que provocó un cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barras de baterías de proa. Comunicó, a su vez, que tras cargar aire con el snorkel volvería a plano profundo (40 metros) para continuar la navegación. La nave se encontraba en medio de un violento temporal con olas de hasta 9 metros.

El agua que ingresó por el snorkel (con olas que golpeaban contra la unidad de manera constante) tuvo como destino el llamado pozo de snorkel, que cuenta con una bomba de achique que expulsa el líquido hacia el mar. Sin embargo, la investigación intenta determinar si el agua hizo contacto con las baterías debido a una falla en la válvula de ventilación E19, que debió haber evitado el paso del líquido.

Ese mecanismo de seguridad, tal como informó TN.com.ar, presentó “falta de estanqueidad” en la navegación de julio de 2017, es decir, casi tres meses antes de la tragedia. La falta de mantenimiento en la unidad, es una de las hipótesis más fuertes del caso.

Las querellas fueron notificadas este miércoles de la decisión judicial. Entre estas, la que encabeza el abogado Luis Tagliapietra; la de Sonia Kreischer y la unificada entre Fernando Burlando, Valeria Carreras y Lorena Arias, que representan a 31 familias. De hecho, la letrada Carreras venía alertando sobre la posibilidad de que prescriba la causa penal.

Fuente: TN.-

Chequea también

Hubo acuerdo y el traspaso de mando presidencial será en el Congreso

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y Santiago Cafiero tuvieron dos reuniones en los últimos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *