Un nuevo estudio apunta cómo es la ducha ideal que debes tomar un rato antes de acostarte para conciliar el sueño más rápido

Así tienes que ducharte para conseguir dormirte más rápido

Un nuevo estudio apunta cómo es la ducha ideal que debes tomar un rato antes de acostarte para conciliar el sueño más rápido y brindar a tu cuerpo el descanso de los dioses.

Ya sabemos que para dormir bien debemos cuidar lo que cenamos, huir del brillo de las pantallas de dispositivos electrónicos como de la pólvora o no consumir sustancias estimulantes como el café. Mantener un horario regular de sueño y vigilia, recibir luz solar al amanecer, practicar deporte o leer y meditar antes de dormir son algunos de los consejos más subrayados por especialistas para dormir bien.

Pero, ¿qué hay de la ducha? Darte un baño o una ducha calentita podrían echarte un cable para dormirte más rápido, tal y como revela un compendio de investigaciones cuyas conclusiones han sido publicadas en Sleep Medicine Reviews.

Investigadores de la Universidad de Texas en Austin revisaron 5.322 estudios para determinar si el “calentamiento pasivo del cuerpo a base de agua”, en formato se ducha o baño tibio antes de acostarse puede ayudar a mejorar el sueño. Analizaron cómo las duchas o baños previos al sueño afectaron cosas como cuánto tiempo lleva quedarse dormido, el tiempo total de sueño, la calidad del sueño y la eficiencia del mismo, así como la proporción del tiempo total de sueño con respecto al tiempo que pasas en la cama.

La investigación reveló que si te duchas a una temperatura comprendida entre 40 y 42 grados una o dos horas antes de meterte en cama te dormirás diez minutos antes como promedio. Shahab Haghayegh, autor principal del estudio, hacía hincapié en la importancia de la temperatura corporal para regular el ciclo de sueño y vigilia.

“Es un factor esencial para lograr un inicio rápido del sueño y un sueño de alta eficiencia”, dijo Haghayegh a Bcling. Así, pasarás menos tiempo en cama mirando al techo y contando ovejas, conciliando el sueño más rápido.

¿Por qué la ducha nos sienta tan bien? Resulta que los baños y duchas calientes estimulan el sistema termorregulador del cuerpo, responsable de controlar tu temperatura central. Estas ayudan al proceso circadiano natural y aumentarán las posibilidades de no solo conciliar el sueño más rápidamente, sino también de dormir mejor. Digamos que el agua caliente te sube la temperatura de tu cuerpo y al enfriarse, imita la caída natural que indica que es hora de dormir.

Eso sí, es importante no ducharte demasiado cerca de la hora de acostarse, ya que en este caso será tarde para tener algún efecto, e incluso puede interrumpir el proceso circadiano natural que controla el sueño.

Fuente: Runner´s Word.-

Chequea también

Salud lanzó un cronograma de vacunación para los sabaleros que viajan a Paraguay

Es ante la gran demanda de dosis contra el sarampión y la fiebre amarilla. Chequeá …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *