Las energéticas prometen potenciar el rendimiento físico e intelectual, sin embargo, su uso aumenta también la aparición de efectos secundarios negativos.

Las bebidas energizantes y los riesgos para la salud

Por qué no es recomendable su consumo en exceso.

Las bebidas energéticas son aquellas no alcohólicas que contienen cafeína, taurina y vitaminas (sobre todo del grupo B). Algunas veces van acompañadas de otros ingredientes como: ginseng, glucorono-y-lactone, carnitina, gingko y guaraná.

Es importante no confundir este tipo de bebidas con las bebidas isotónicas o deportivas. Las energéticas prometen potenciar el rendimiento físico e intelectual, sin embargo, su uso aumenta también la aparición de efectos secundarios negativos.

La principal advertencia es que los niños no deberían consumirlas y que, para algunos grupos de personas, podría ser potencialmente peligrosa:

– Jóvenes menores de 18 años.

– Mujeres embarazadas.

– Personas muy sensibles a la cafeína.

– Personas que están tomando determinados medicamentos.

Los principales riesgos de las bebidas energéticas los podemos resumir en los siguientes grupos:

1. Efectos cardiovasculares

Las bebidas energéticas con cafeína alteran la actividad eléctrica del corazón y aumentan la presión arterial. Estudios relacionan su consumo con paro cardíaco e infarto de miocardio. Incluso, podrían estar relacionadas con un espesamiento de la sangre.

Aunque este estudio sería el más reciente, existe más evidencia científica sobre los efectos perjudiciales. Y en todos ellos el sistema cardiovascular, junto con el sistema nervioso, es el más perjudicado.

2. Efectos en el sistema nervioso

Los efectos adversos de la cafeína en el sistema nervioso suelen aparecer con dosis de 200 mg y superiores, aunque esto puede variar mucho entre distintas personas. Para hacernos una idea, algunas de estas bebidas energéticas contienen entre 100 y 200 mg de cafeína por unidad.

Sin tener en cuenta que suele ir acompañada de otros ingredientes estimulantes que podrían potenciar su efecto. Los síntomas pueden incluir ansiedad, inquietud, insomnio, espasmos musculares o períodos de inagotabilidad.

3. Efectos relacionados con el azúcar

Es uno de los ingredientes principales de casi todas las bebidas energéticas. La mayoría de ellas contienen más que los refrescos habituales y muy por encima de las cantidades máximas recomendadas: no más de 25 gramos en niños y adolescentes.

Los efectos que producen los azúcares libres consumidos en exceso son obesidad, caries dental, aparición de otros problemas como la resistencia a la insulina, riesgo cardiovascular y el empeoramiento de determinados indicadores de salud como son los triglicéridos y la presión arterial.

Los niños son especialmente vulnerables a los riesgos que conllevan estas bebidas. Tienen un volumen corporal más pequeño y unas rutas metabólicas no tan desarrolladas. Por eso, son más sensibles a una intoxicación por cafeína.

Por otro lado, su mezcla con el alcohol plantea otro peligro, incluyendo tasas más elevadas de consumo excesivo y de riesgo de dependencia del alcohol.

Fuente: Nexofín.-

Chequea también

La ANMAT prohibió la comercialización de manteca y harina

El organismo estatal confirmó la prohibición de ambos productos a través del Boletín Oficial, y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *