Los trabajos de rastreo prosiguieron de manera intensa durante el martes, ante la atenta mirada de familiares y allegados a las víctimas que se ubicaron en la costa.

Rescataron los cuerpos de los hombres ahogados en la Setúbal

Un pescador rescató ayer por la tarde los cuerpos de los dos hombres que murieron ahogados este lunes en la laguna Setúbal.

Se trata de José Bustos (50) y Luis Aguirre (56), quienes aprovechando la bajante, caminaban por la laguna cuando habrían caído en un pozo.

Personal de Prefectura Naval Argentina y de Buzos Tácticos de la Policía de la Provincia participaban desde el día domingo de la búsqueda, pero fue “Pepe” García, un conocedor de la zona, quien dio con los cuerpos de las víctimas.

El pescador comentó que los cadáveres estaban “muy cerca uno de otro”, en una zona donde hay pozos y que en el medio “hay una profundidad de unos 5 metros”.

“Pregunté dónde se habían ahogado, y como hay poca correntada no fui muy lejos” para buscarlos. A 100 metros de donde halló los cuerpos estaba uno de los botes de Prefectura, contó García quien remarcó la imprudencia de muchos bañistas, “la gente se cree que porque está playito no es peligroso y se mete, pero es una zona traicionera”, dijo.

Como ya se sabe el drama comenzó durante la tarde del domingo cuando José Bustos (50), su hermana Mariana (43) y Luis Aguirre (56), aprovechando la enorme bajante intentaron cruzar la laguna a pie.

Pero la aventura trajo consigo un giro trágico cuando el grupo cayó en uno de los tantos pozos que existen en ese sector y que, como en este caso, se convierten en verdaderas trampas mortales.

En cuestión de minutos los dos hombres desaparecieron de la superficie del agua, mientras que la mujer se salvó gracias a la intervención de un guardavidas que advirtió la situación y pudo rescatarla.

A partir de entonces personal policial, junto a Prefectura y algunas personas que se acercaron para colaborar, iniciaron una frenética búsqueda que debió ser interrumpida con la llegada de la noche.

Los trabajos de rastreo prosiguieron de manera intensa durante el martes, ante la atenta mirada de familiares y allegados a las víctimas que se ubicaron en la costa.

Disconformidad

En medio del dolor por lo acontecido uno de los familiares señaló su disconformidad con el plan de búsqueda.

“Lo único que quiero es que este sufrimiento se termine porque lo que yo veo es poca colaboración de los organismos oficiales. Hay una desidia total. Me pregunto por qué los familiares que sufren alguna desgracia tengan que pasar siempre por esto… no puede ser. Hoy hay dos buzos y un botecito. Anoche era igual. Esto es impresentable. Ellos tienen sus tiempos. Pero los tiempos de los familiares son otros. Tienen que entenderlo”, señaló el familiar de una de las víctimas, quien solicitó “la ayuda de los baquianos. Yo sé que hay gente buena que nos puede dar una mano para encontrar el cuerpo de mi cuñado y de mi hermano”.

“Cayeron en un pozo”

Por su parte Fernando Flores, hermano de Luis Aguirre, sostuvo que “lo que yo que me enteré por familiares de mi cuñada es que ellos quisieron cruzar la laguna y se encontraron con un pozo. En ese momento había mucha gente en la laguna que iba y venía, por eso se animaron. Lo que yo sé por comentarios es que al querer salvar a uno se ahogaron los dos. No sabía que era mi hermano. En ese momento yo estaba con mi familia del otro lado de la costanera y vimos pasar la ambulancia, pero pensamos que era un accidente. Después llegamos a casa y nos enteramos que había dos hombres desaparecidos”.

“Mi hermano conocía de esto. Pasó mucho tiempo en la isla, sabía cazar. Toda una vida anduvo en canoa, incluso volcó varias veces y siempre salió con vida, el siempre contaba eso. Tenía buen estado físico. Pero lamentablemente el río es muy traicionero, tiene pozos y se cobró dos vidas. Gracias al guardavidas que salvó a mi cuñada, porque sino teníamos tres muertos”.

“Quiero ser realista y no me voy a engañar. Hoy por hoy sabemos lo que pasó. Ahora quiero que encuentren los cuerpos. Sino es hoy, será mañana o pasado. Esa es la situación”, cerró.

“Meterse en la laguna hoy es una locura”

En tanto el guardavidas Matías Zeballos hizo una clara descripción de los peligros que guarda la laguna Setúbal.

“El domingo a la tarde había un grupo de guardavidas que estaba entrenando cuando advirtieron que unas personas se estaban ahogando. Vinieron corriendo a socorrerlos. Uno de los chicos, Agustín, pudo socorrer a una señora y los otros dos no llegaron por una cuestión que estaban más alejados. Aparentemente cayeron en un pozo y desaparecieron. El agua está gélida. Los rescatistas quedaron hipotérmicos enseguida, hubo que asistirlos porque vomitaron. Agustín estuvo muy descompuesto. El agua está muy fría”, relató.
“El peor error en este momento es meterse al agua porque los pozos están próximos. El agua está en bajante pero la laguna es muy peligrosa. Tenemos que tener conciencia. Lamentablemente estamos aprendiendo por las malas. Nada tenemos que hacer adentro del agua este invierno. Y menos con la pandemia que estamos pasando”, agregó.

En cuanto a si cayeron dentro de un pozo o quedaron atrapados en el barro, dijo que “existe la posibilidad de que estén enterrados como también se especula que estén en algún pozo. En esa zona está el canal del río. Allí pueden rolar los cuerpos, pueden moverse un poco.

“En lo que va del mes los guardavidas venimos bajando a la laguna a modo de colaboración porque vemos que hay mucha gente que se mete al agua. Sin ir mas lejos el sábado sacamos a 15 adolescentes. Aventurarse hoy a meterse al agua es una locura. Nosotros estamos en Espigón I y II. Conocemos la laguna y sabemos los peligros cuando hay bajante porque los pozos están muy próximos”, detalló.

Por último explicó que “la laguna tiene un canal que está muy bien definido. Es donde ahora la gente de Prefectura está realizando la búsqueda. Si bien el agua te llega a la cintura, por abajo corre mucho. En Espigón I tenemos un pozo muy próximo que es profundo y en Espigón II hay dos pozos, que tienen cerca de 4 metros. Para peor la gente se mete con ropas. Además tenemos el problema característico del invierno donde la gente se sumerge del vientre para arriba y muy rápidamente quedás hipotérmico en un minuto. Yo ahora me metí un rato y salí con las piernas entumecidas. Imaginate con el agua a nivel de los hombros no tenés forma de oxigenarte. Te quedás paralizado. Entonces no hay que aventurarse a hacer estas cosas”, culminó.

Fuente: El Litoral.-

Chequea también

0:05 / 3:23 Viveros Barriales, un programa municipal que apuesta al trabajo y al cuidado del ambiente

Viveros Barriales, un programa que apuesta al trabajo y cuidado del ambiente FUENTE: Santa Fe …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *