El jefe de la policía de la provincia de Santa Fe, Víctor Sarnaglia, llegó sorpresivamente a la sede del Centro de Justicia Penal de Rosario para prestar declaración ante los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada como testigo en el marco de la causa que investiga una red que explotaba casinos clandestinos.-

Sarnaglia llegó a declarar al Centro de Justicia Penal antes de lo previsto

La audiencia estaba prevista para las 14 pero, sin que se informara el cambio, se modificó para las 10.

El jefe de la policía de la provincia de Santa Fe, Víctor Sarnaglia, llegó sorpresivamente a la sede del Centro de Justicia Penal de Rosario para prestar declaración ante los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada como testigo en el marco de la causa que investiga una red que explotaba casinos clandestinos bajo protección policial y de fiscales. La audiencia, que estaba prevista para las 14, se adelantó sin que se diera aviso de tal modificación.

Según fuentes cercanas a la investigación, Sarnaglia llegó alrededor de las 9.30 al edificio de Sarmiento y Virasoro y a las 10 en punto comenzó a declarar. El comisario general retirado -a quien el gobernador Omar Perotti fue personalmente a buscar a su casa en Santa Fe para que volviera a la fuerza- aduce ser víctima de “una operación” armada por el ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Saín, con quien mantiene irreconciliables diferencias. Y además, porque trascendió públicamente una esquela en la que el empresario de juego Leonardo Peiti “esboza un plan de trabajo para el funcionamiento de las salas clandestinas” en la provincia y audios de WhatsApp en los cuales él mismo descarga un gran enojo.

En la audiencia imputativa del 11 de agosto en la cual el destituido fiscal regional de Rosario Patricio Serjal fue acusado de cohecho, incumplimiento de deberes, transmisión de datos reservados, omisión de persecución de delitos, falsedad de documento y peculado, los representantes de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos que llevaron adelante la investigación exhibieron una esquela incautada en el allanamiento a las oficinas de Peiti.

La esquela decía textualmente: “Vamos a tener un gasto de 20 K por mes x sala. Se lo vamos a dar en 10 k por mes a cada comisario para que se lo reparta con los jefes de insp y orden y los otros 10 K por mes son para «Sarna». Después también hay como otros 10 K por mes que serían los gastos de la federal, la fiscalía y otros Monos. En general cada sala tendría un gasto de 30 K por mes”.

Al aparecer en el texto el apodo de “Sarna”, medios periodísticos y el propio ministro Sain sostuvieron que se refería a Sarnaglia como quien recibía parte de las coimas que la red de juego clandestino pagaba para poder funcionar. Sin embargo una fuente muy cercana a Peiti, después de que los abogados Luis y Angelo Rossini prefirieran guardar silencio por el momento, le dijo a La Capital que “el jefe de policía nada tiene que ver con ésto”.

Fuente: Diario Capital de Rosario.-

Chequea también

Se descontroló el incendio en las islas y una lluvia de cenizas inundó Rosario

Grupos ambientalistas volvieron a cortar el puente como modo de protesta. El fuego tiene en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *